Hoy celebramos la aparición de María en Lourdes.

A esta advocación se le pide consuelo para  los afligidos y salud para los enfermos.
Puedes pedirle a la madre de Jesús por aquellos que sufren dolores en el cuerpo y en alma.

El 11 de febrero de 1858, tres niñas, Bernadette Soubirous, de 14 años, su hermana Marie Toinete, de 11 y su amiga Jeanne Abadie, de 12 salieron de su casa en Lourdes para recoger leña. Camino al río Gave, pasaron por una gruta natural donde Bernadette escuchó un murmullo y divisó la figura de una joven vestida de túnica blanca, muy hermosa, ceñida por una banda azul y con un rosario colgado del brazo. Se acercó y comenzaron a rezar juntas, para luego desaparecer.

La Virgen de la Medalla Milagrosa 27 de noviembre


La Virgen de la Medalla MilagrosaEl 27 de noviembre de 1830 la Virgen Santísima se apareció a Santa Catalina Labouré, humilde religiosa vicentina, y se le apareció de esta manera: La Virgen venía vestida de blanco. Junto a Ella había un globo luciente sobre el cual estaba la cruz. Nuestra Señora abrió sus manos y de sus dedos fulgentes salieron rayos luminosos que descendieron hacia la tierra. María Santísima dijo entonces a Sor Catalina:
"Este globo que has visto es el mundo entero donde viven mis hijos. Estos rayos luminosos son las gracias y bendiciones que yo expando sobre todos aquellos que me invocan como Madre. Me siento tan contenta al poder ayudar a los hijos que me imploran protección. ¡Pero hay tantos que no me invocan jamás! Y muchos de estos rayos preciosos quedan perdidos, porque pocas veces me rezan".
Entonces alrededor de la cabeza de la Virgen se formó un círculo o una aureola con estas palabras: "Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a Ti". Y una voz dijo a Catalina: "Hay que hacer una medalla semejante a esto que estas viendo. Todas las personas que la lleven, sentirán la protección de la Virgen", y apareció una M, sobre la M una cruz, y debajo los corazones de Jesús y María. Es lo que hoy está en la Medalla Milagrosa.
El Arzobispo de París permitió fabricar la medalla tal cual había aparecido en la visión, y al poco tiempo empezaron los milagros. (lo que consigue favores de Dios no es la medalla, que es un metal muerto, sino nuestra fe y la demostración de cariño que le hacemos a la Virgen Santa, llevando su sagrada imagen).

EL nombre de María fue dado a Jasón el argonauta

El oráculo de Apolo, que se veneraba en Delfos, consultado por los
argonautas Jasón y sus compañeros, a quién debían dedicar un templo que
habían edificado en una ciudad del estrecho de Galipoli, que antiguamente se
llamó Cizico y ahora Spyga, respondió que a María, Madre del Verbo Eterno,
lo cual ellos, envueltos en las tinieblas de sus errores, no entendieron; y
así dedicaron el templo a Rea, madre de los dioses, hasta que en tiempos del
emperador Zenón el templo se consagró a honra de María Santísima: todo lo
cual cuenta Cedreno en el Compendio de las historias.

En la antigüedad, el nombre de María, particularmente fue revelado a sus
padres Joaquín y Ana, por medio de un ángel que les mandó pusiesen a su hija
el nombre de María, como se lee en el libro del Nacimiento de la Virgen, que
anda entre las obras de San Jerónimo. Y si le fue revelado a Abraham el
nombre de su hijo Isaac, y a Zacarías el de Juan Bautista, y también a Santa
Isabel, como indica el Evangelio y anotó San Ambrosio, no era justo que
careciese María santísima, habiendo de ser Madre de Cristo, del privilegio
que gozó Isaac, por ser figura de Cristo, y Juan por haber de ser su
precursor; y así lo significa San Ambrosio, diciendo: "que no es verosímil
que se negase a María este privilegio, que se concedió a otros santos; pues
no hay santo ninguno que venza a María en los privilegios de la gracia.


P. Pedro de Rivadeneira: "Vida y Misterios de la Virgen María"
Tomo XII, Cap. V., p. 77. Biblioteca del Apostolado de la Prensa, Madrid,
1895


Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú
eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la
hora de nuestra muerte.
Amen.

www.facebook.com/pages/Un-minuto-con-Maria


Para suscribir a un amigo (a) :
-- pulse este enlace
RSS feed "Un minuto con María":
- este enlace
PDF :
- este enlace
Para suprimir su suscripción
este enlace
Para modificar su suscripción (dirección electrónica, frecuencia de
recepción: diaria o semanal) :
este enlace


Construyamos juntos el Centro Internacional Maria de Nazaret.


powered by phplist v 2.10.5, © tincan ltd